Muchas empresas ya se dieron cuenta que el respeto al bienestar animal pasó a ser un valor fundamental en las decisiones de compra tomadas por los consumidores. La buena noticia es que las empresas también pueden obtener una certificación de alimentos.

No son únicamente los productores que pueden tener el sello de bienestar animal Certified Humane. Es posible realizar la certificación de alimentos, como platillos congelados listos para consumir, mayonesas, embutidos, yogures, helados y otro tipo de alimentos que usan proteína animal como ingrediente. Las normas de buenas prácticas de bienestar animal determinan cómo un procesador de alimentos puede obtener el sello Certified Humane para uno –o varios- de sus productos. Vea cinco aspectos que las empresas requieren cumplir para que sus productos se certifiquen.  

1. La materia prima (carne, leche y huevo) tiene que ser abastecida por productores certificados con el sello Certified Humane

Huevos con certificación de alimentos bienestar animal

El sello Certified Humane sólo puede ser otorgado a productos que comprueben el uso exclusivo de carne, leche y huevos que también tengan la certificación de bienestar animal. A fin de cuentas, el compromiso es garantizar que los animales hayan tenido un trato humanitario – es decir, libre de sufrimiento e incomodidad innecesario – desde su nacimiento hasta llegar a la mesa del consumidor.

2. La empresa puede buscar la certificación para un producto solamente o para un grupo de productos

El sello Certified Humane comprueba de que un determinado alimento fue producido respetando las buenas prácticas de bienestar animal. En ese sentido, es un certificado específico para cada producto. Una empresa que obtiene el sello para uno de sus productos no podrá usarlo para los demás –a menos que todos sean sometidos al mismo proceso de certificación de alimentos. En otras palabras, la empresa certifica cada producto separado.

3. Para certificar un producto, un procesador de alimentos debe demostrar organización

En el proceso de certificación, los inspectores del Instituto Certified Humane investigarán sobre algunos aspectos de la organización de la empresa, esenciales para la certificación. Será necesario, por ejemplo, presentar un plan de compras de los ingredientes que son usados en las recetas de los productos a recibir el sello Certified Humane. Otro requisito: las materias primas de los productos certificados deben ser almacenados separadamente. Ello es importante para evitar que las materias primas no certificadas sean usadas en los productos a recibir el sello. También es necesario mantener registros de compras y reclamos hechos por los proveedores, demostrando que la información podrá ser rastreada y recuperadas siempre que sea necesario.

4. La empresa que busque la certificación debe ser transparente en las inspecciones

Una regla básica para quien busca la certificación de alimentos de bienestar animal es que debe estar dispuesto a recibir la visita de los inspectores del Instituto Certified Humane en cualquier momento. Ello aplica tanto para los productores de animales como para los procesadores de alimentos. Como dice el dicho popular: El que nada debe, nada teme. El compromiso con la transparencia confirma el firme propósito de seguir las buenas prácticas de bienestar animal establecidas por las normas.

5. Es necesario someterse al proceso de inspección.

Certificación de alimentos: inspección

El proceso de certificación de un procesador de alimentos es bastante semejante al de las granjas. Las empresas que requieren hacer la solicitud inicial y someterse a la inspección, asumirán los costos necesarios para el proceso (nunca está de más recordar de las tarifas para la certificación son bastante accesibles para empresas de todos los tamaños). Después, sólo habrá que esperar el resultado de evaluación de los inspectores. Quien pasa por todo el proceso requiere renovar el certificado anualmente. Obviamente, existe un aspecto fundamental en todo ello: la presión de los consumidores. Son ellos quienes están exigiendo que las empresas se adapten a una nueva realidad, en la cual no se tolera más maltrato a los animales y el sufrimiento de los animales que nos sirven como alimento.

Haga su comentario a través de Facebook