Project Description

Operaciones Certificadas – Avícola Tala

Federico González, perteneciente a la tercera generación de productores de su familia, dirige Avícola Tala, una granja productora de huevos en Tala, Canelones, Uruguay. “Crecí viendo gallinas y pollitos”, afirma. “Mi padre y mis tíos también eran productores de aves. Mi familia entera trabaja con animales de producción”.

Su abuelo, pionero en el sector avícola de Uruguay, comenzó con la producción de aves en los años cincuenta. En aquel entonces, las parvadas se criaban en un único piso que accedía al exterior – un sistema, dice González, que es parecido a los sistemas de libre pastoreo actuales.

Sin embargo, en las últimas décadas, las granjas introdujeron el sistema de jaulas como alojamiento para sus gallinas, modelo con el cual González no estaba feliz. Él quería una operación moderna donde usar el libre pastoreo, pero se dio cuenta de que la implementación de este nuevo sistema en Uruguay sería algo muy complicado por la proximidad de otras granjas y los costes de producción en aumento.

“En Uruguay, la mayor parte de las granjas de pollos se concentra en un área pequeña, por lo que una granja vecina en malas condiciones sanitarias puede provocar un impacto en aquellas en buenas condiciones”, afirma. “Queríamos asegurarnos de que si adoptábamos un sistema de libre pastoreo, nuestras gallinas no se verían afectadas por los problemas de las granjas colindantes”.

En 2017, González se convenció de que podría realizar los cambios necesarios en su granja para así atender la demanda de los consumidores por huevos cage-free. Así pues, introdujo los nuevos sistemas de alojamiento en los que las gallinas pudieran producir huevos cage-free y de libre pastoreo para los consumidores. Para ello, fue en busca del programa Certified Humane® de certificación de Bienestar Animal, que sería aquel que su granja seguiría.

“Queremos que nuestros consumidores sepan que nuestro producto de alta calidad tiene como prioridad el bienestar de nuestras gallinas”, dice González. “El sello Certified Humane® y las inspecciones realizadas para la organización por terceras partes les garantizan a nuestros consumidores que somos exactamente aquello que aparece escrito en nuestro empaquetado, ya que nuestras aves disfrutan de todas las comodidades y cumplimos todos los estándares que el sello exige. Es un sello con una gran demanda en Sudamérica, lo cual nos da ventaja frente a otros productores que venden los huevos más baratos y que no les ofrecen un alto nivel de bienestar a sus animales”.

Al incluir el bienestar animal como un pilar fundamental de la compañía, González adaptó varios galpones a los nuevos sistemas cage-free y de libre pastoreo. En los alojamientos, las aves tienen ponederos, un sustrato apropiado para sus baños de polvo, perchas para dormir y realizar ejercicios, y un ambiente interno y externo que siempre las protege. Reciben una buena alimentación y agua fresca, y se mantiene juntos a un bajo número de individuos para darles más libertad a la hora de moverse cuando están en el interior. Cada mañana después de la puesta de huevos, las aves entran en un área de libre pastoreo en la que pueden recrearse y alimentarse libremente. Los fardos de heno sirven como suplemento a su picoteo natural.

“Pueden permanecer fuera todo el día, si el tiempo lo permite”, afirma González. “Nuestro objetivo es que las gallinas sean felices, y estén seguras y sanas”. Desde que se adoptaron los estándares de Certified Humane, González ha notado la diferencia en el comportamiento de las aves. “Nunca olvidaré la primera vez que las dejamos salir”, dice. “Inmediatamente se comportaron de manera más calmada, amigable y muy relajada. Podíamos caminar a su alrededor, y ni siquiera se movían. Les entusiasma salir y, de hecho, se reúnen junto a la puerta todos los días a la misma hora esperando ese momento”.

Un modelo vencedor del que todos se beneficiarán

Varios días después del inicio del uso de los alojamientos cage-free y de libre pastoreo, González se dio cuenta de algo más. Las gallinas comenzaron a poner más huevos. Cuando el clima no era propicio, y las gallinas se tenían que quedar dentro, la producción de huevos caía.

“Está claro que les encanta salir y que esto tiene un impacto en la producción de huevos”, dice. “Cuando no hace buen tiempo, ahora les damos fardos de heno para que se entretengan. Es increíble ver la diferencia que este nuevo sistema produce en su bienestar general”.

González está convencido ahora más que nunca de que necesita transformar su granja entera y su producción de huevos en el modelo Certified Humane. “Si conseguimos cubrir las necesidades de los consumidores que quieren comprar huevos cage-free y de libre pastoreo, al mismo tiempo que se les proporciona a los animales el mejor bienestar posible, sin duda, tendremos un modelo vencedor del que todos se beneficiarán”.

Avícola Tala distribuye sus huevos Certified Humane® bajo la marca Prigo® a través de minoristas y mayoristas en varias regiones de Uruguay.

Vea otras operaciones certificadas:

Haga su comentario a través de Facebook