Project Description

Operaciones Certificadas – Fazenda São Bento

sao-bento-farm-brazil

La Fazenda São Bento es la primera finca de ganado lechero en Brasil en el programa Certified Humane®.

La Fazenda São Bento es la primera finca de ganado lechero de Brasil en el programa Certified Humane®. Sérgio Costa es el responsable por São Bento, una finca con 370 acres en Cachoeira Paulista, San Pablo, Brasil. Es la primera operación de ganado de leche en América del Sur y apenas una de las dos explotaciones lecheras bajo los referentes de HFAC – Humane Farm Animal Care.

De acuerdo con Adele Douglass, directora ejecutiva de HFAC, muy pocas explotaciones lecheras en EUA quieren cumplir con las normas exigidas por el programa Certified Humane®.

“Nuestras normas son muy rigurosas y la mayoría de las haciendas productoras de leche no están dispuestas a realizar los cambios necesarios para cualificarse para la certificación”, dice Douglass. “Nos impresionó mucho la conciencia de la Fazenda São Bento en relación al bienestar animal.”

Tercera generación de productores familiares

La Fazenda São Bento empezó hace 50 años, cuando Francisco José de Andrade Costa (abuelo de Sérgio) adquirió 700 hectáreas (cerca de 1.750 acres) en la ciudad de Cachoeira Paulista (SP), entre las ciudades de Rio de Janeiro y San Pablo. A principios de 1960, el gobierno se quedó con 80% de las tierras agrícolas para establecer el Centro Nacional de Previsiones Meteorológicas y Pesquisas Espaciales. Como resultado, la familia Costa perdió 550 hectáreas (1.375 acres) de sus tierras agrícolas. Por eso decidieron concentrar sus operaciones en la producción de leche.

Bem estar-animal Fazenda São Bento

Sérgio Costa y sus padres, Danilo de Andrade Costa y Dulce Maria Valadão Cardoso participando de sus conferencias sobre agricultura. “El bienestar animal siempre fue una prioridad creciente en la finca”, dice él. “Todo lo que mi familia hizo fue mejorar la calidad de vida de los animales. Esa fue una ética que mis padres me inculcaron desde joven”.

El abuelo y el padre de Costa, Danilo de Andrade Costa, cuidaba de la finca de ganado lechero. Pero según él, era su madre, Dulce MariaValadão Cardoso, profesora, la que hacía la mayor parte del trabajo agropecuario, ya que su padre viajaba mucho en función de su actuación en la Fuerza Aérea Brasileña. “La recuerdo protegiendo la finca durmiendo muchas noches en un fusca con una escopeta Winchester a su lado”, dijo Costa. “Aunque mi padre siempre haya sido el cerebro organizador de la hacienda, mi madre tuvo que asumir la responsabilidad de proteger la tierra, desde cuando ella era la única persona en la hacienda, época en que ocurrían varios hurtos”.

Como hijo único, Costa ayudó a su madre en la finca. No obstante, a los 14 años sus padres lo mandaron a Estados Unidos para pasar dos años en la Escuela Orme en Mayer, Arizona, un internado donde empezó su formación agrícola formal.

En 2006, Costa se graduó en la Universidad Federal de Lavras (MG-Brasil), con licenciatura en Agronomía, ciencia y tecnología de producción y utilización de plantas para alimentos, combustibles, fibras y recuperación de tierras. Al concluir su maestría en 2008 en la Universidad Federal de Rio Grande do Sul, Sérgio asumió los negocios de la finca de la familia y empezó una nueva era de crianza de ganado lechero que involucró un enorme programa educacional para ayudar a otros agricultores de la región a aprender sobre prácticas agrícolas humanizadas.

Antes de volver a la Universidad Federal de Rio Grande do Sul para su PhD en Ciencias del Suelo, Costa trabajó con su equipo en prácticas agrícolas animales sin crueldad para garantizar el cuidado y bienestar de sus animales. El gerente de su finca, que sólo había estudiado hasta el cuarto año primario, volvió a estudiar y a aprender las habilidades necesarias para utilizar el software de la finca para mantener a Sérgio informado sobre las operaciones agrícolas, mientras estaba en la escuela.

“El bienestar animal siempre fue una prioridad creciente en la finca”, dice Costa. “Todo lo que mi familia hizo fue mejorar la calidad de vida de los animales. Esa fue una ética que mis padres me inculcaron desde joven. Por lo tanto, es importante que yo le enseñe a mi personal a estar siempre buscando herramientas y recursos que monitoreen el rebaño para garantizar lo mejor en bienestar animal”.

Transmisión de conocimientos más allá de la agricultura familiar

bem-estar animal na Fazenda São Bento

La vida en la Fazenda São Bento.

Costa dice que no todas las fincas en Brasil son familiares, donde el conocimiento pasa de una generación a otra. “Sentí que era importante mostrarles a los futuros técnicos agrícolas que la crianza de animales no se trata apenas de alimentarlos o albergarlos, sino que va mucho más allá, para que los animales y las personas en la hacienda se sientan bien”, dice.

Así, Costa creó un programa educacional informal sobre ganado lechero para alumnos de enseñanza secundaria y de la universidad agrícola local llamado Programa MEQ “leche, educación y calidad”. Fue lanzado como un programa de entrenamiento informal para brindarle a los alumnos oportunidades de pasantía en fincas y aprender a actuar en un lacticíneo humanizado.

No era así hasta el 2013 cuando Costa oyó sobre el programa Certified Humane Raised and Handled®, con base en Estados Unidos, a través de Korin, un productor avícola brasileño y la primera organización en América del Sur a estar bajo el sello Certified Humane® en el 2009.

Bienestar animal en la Hacienda São Bento

Hora de la Alimentación en la Fazenda São Bento.

“Cuando Korin empezó a describir el programa, descubrí que era el tipo de certificación que se encajaría en nuestros “principios éticos de calidad”, que considera el equilibrio entre el bienestar animal, bienestar del equipo, educación y formación, y respeto al medio ambiente “, dice Costa. “Nuestra misión es ir más allá y mejor en los cuidados con los animales y garantizar el cumplimiento de los más elevados patrones de bienestar animal. Certified Humane® se encaja perfectamente a la filosofía de nuestra finca”.

Vida en una Finca brasileña

Costa dice que, en Brasil, como el resto del mundo, los consumidores están más concientizados sobre el origen de su alimentacióny de cómo los animales de crianza son tratados.

Su programa de alimentación facilitó el cumplimiento de los patrones nutricionales de Certified Humane®. La finca, que es el hogar de 140 vacas lecheras, 30 vacas secas, un toro y 200 novillas, todas vacas con cruce de Zebu-Holstein, con pasto Bermuda y Brachiaria (pasto de empalizada) de noviembre hasta abril, que es la primavera y el verano en Brasil. El ensilaje de caña de azúcar es la principal fuente del forraje de mayo a octubre, que son los meses del otoño e invierno en Brasil. El proyecto futuro de la hacienda involucra irrigación de áreas de pasto Bermuda, sobresembradas con ryegrass para pasto de junio a septiembre.

“Nunca hay cualesquier antibióticos, hormonas o subproductos animales en cualquiera de los alimentos”, dice Costa. “Las personas pueden pensar que somos locos por colocar tanto foco en el bienestar animal”, dice. “Pero mis padres me enseñaron como ciudadano, que era mi deber hacer lo que pudiese para tornar las cosas mejores. Queremos transformarnos en un modelo para otros agricultores y demostrar el bienestar animal. ”

Costa está tomando su conocimiento de la actividad lechera humanizada y lo comparte más allá de las fronteras de Brasil. Además de enseñarle a los agricultores y estudiantes brasileños cómo operar una finca de ganado lechero con principios humanizados, la Fazenda São Bento también se transformó en la sede de un programa de entrenamiento internacional para estudiantes de DalumLandbrugsskoleAgriculturalCollege, de Dinamarca. Además, Costa está creando TECHMILK, un programa formal de entrenamientos de hasta dos años, que prepara a los alumnos agrícolas para que sean gerentes de negocios de lácteos humanizados. Este programa será lanzado el próximo año, junto con la Cooperativa Castrolanda, Escuela Agrícola del Instituto Cristiano de Castro y Servicio Nacional de Aprendizaje Agrícola de Paraná.

“Queremos entrenar a los alumnos y ampliar su aprendizaje sobre cómo realizar sus actividades en conformidad con las normas del programa Certified Humane”, dice Costa. “Queremos que entiendan por qué ellos hacen ciertas cosas con los animales de crianza – y, luego, usar ese conocimiento y compartirlo con otras fincas alrededor del mundo. Nuestra esperanza es que podamos ser un catalizador para el cambio en las prácticas de las fincas de ganado lechero en todos los lugares”.

Para obtener más informaciones, visite el sitio de la Fazenda São Bento en  www.querenciasaobento.com.br

Vea otras operaciones certificadas:

Haga su comentario a través de Facebook