Desde hace algún tiempo, es difícil pasar una semana sin que una gran empresa de alimentos anuncie medidas a favor del bienestar animal. En 2017 hay empresas que invierten en bienestar animal, como los grupos que controlan redes de bares y restaurantes Giraffa’s, Viena, Spoleto y Domino’s Pizza que asumieron el compromiso de exigirle a los proveedores de huevos que no tengan a las gallinas ponedoras enjauladas.

Bob’s y Pizza Hut tomaron iniciativas parecidas el fin del año pasado. Y eso para permanecer apenas en los ejemplos brasileños. Multinacionales como Unilever, Burger King y McDonald’s  ya dieron numerosos pasos para proporcionar una mejor calidad de vida a los animales de crianza – o, como a nosotros del Instituto Certified Humane nos gusta decir, un tratamiento más humano a las criaturas que nos sirven de alimento. Por detrás de esa tendencia, existe una lógica poderosa: preservar el futuro de esos negocios. Vea 5 razones por las cuales las grandes empresas están invirtiendo en bienestar animal:

1. Atender a las exigencias de los consumidores

Cada nueva investigación refuerza la constatación de que, principalmente para la porción más joven de la sociedad, el bienestar animal es un principio casi innegociable. Personas en la franja de los 20 a 35 años prefieren relacionarse con marcas y empresas cuyos negocios no utilicen materias primas con origen en animales sometidos a malos tratos. En Brasil, por ejemplo, una investigación realizada por el Instituto Ipsos mostró que 56% de los consumidores se preocupan con los métodos de sacrificio de los animales – y la mayor parte de esas personas tienen entre 18 y 29 años. Con la preferencia de los consumidores, las empresas invierten en bienestar animal y esperan el aumento de su participación en el mercado.

2. Proteger la imagen de la empresa y la reputación de sus marcas

Aún los consumidores que le dan poca importancia a la forma cómo los alimentos son producidos van a empezar a rechazar cualquier marca o producto que conquiste la (mala) fama de hacerle mal a los animales. Piense en el potencial destructivo para los negocios de un único vídeo de malos tratos a un bovino, a un porcino o a una gallina. No hay como verlo de otra manera: para cualquier persona normal, ver el sufrimiento de otra criatura es una experiencia de las más desagradables. Investigadores de la escuela de negocios Coppead, de Rio de Janeiro, constataron en un estudio cómo la percepción del consumidor funciona. Cuestionaron cuánto las personas estaban dispuestas a pagar más por carne, leche y huevos cuya producción con buenas prácticas de bienestar animal fuese certificada. La pregunta fue hecha antes y después de la exhibición de un vídeo de malos tratos a los bichos – después de ver el vídeo, el grupo que afirmó pagar un adicional de 40% aumentó de 3 a 5 de cada diez personas.

vaca-empresas-invierten-en-bienestar-animal3. Garantizar la eficiencia y la productividad

El libro Bienestar animal como valor agregado en las cadenas productivas de carnes, recién lanzado en Brasil, trae diversos estudios  que muestran como las buenas prácticas de bienestar animal hacen que las granjas, chacras y fincas sean más eficientes – y esa conquista de eficiencia beneficia a toda la cadena productiva, hasta llegar al consumidor final. Eso ocurre por una serie de razones. De acuerdo con los especialistas, animales bien tratados se enferman menos. Eso disminuye la mortalidad y ahorra costos con tratamiento veterinario y remedios. Además, las normas para un transporte adecuado de los animales disminuyen los riesgos de que se lastimen – un problema desde el punto de vista de la productividad, ya que la carne marcada por hematomas termina siendo descartada o decae su valor de mercado.

4. Garantizar la calidad de los productos

Otros estudios incluidos en el libro sobre el papel de la crianza humanizada en las cadenas productivas de carne indican que el organismo de animales sometidos a situaciones estresantes sufre alteraciones físicas y químicas. En el caso de los bovinos y porcinos la carne se pone más dura y pierde sabor, textura y coloración que los consumidores más valoran. En otras palabras, los patrones de bienestar animal contribuyen para que la carne no sea rechazada ni que tenga reducido su valor en los supermercados.

5. Minimizar los riesgos para accionistas e inversionistas

¿Al fin y al cabo, cuál es el negocio que estará en mejor posición al ser rentable a sus socios e inversionistas: una empresa que atiende a las expectativas de los consumidores, protege su marca y su reputación, busca mantenerse eficiente y productiva e intenta producir con buena calidad u otra que no hace nada de eso? No restan muchas dudas de que la primera es la más promisora, por eso, las empresas invierten en bienestar animal.

¿Usted es criador, dueño de granja, responsable por una planta de faena o agroindustria? Piense sobre esas 5 razones y por qué grandes empresas invierten en bienestar animal. Puede ser que vea en ellas un buen camino para sus negocios. El sello Certified Humane es una prueba de que, después de haberlo conquistado, les muestra a consumidores y clientes, que usan materias primas de origen animal y que las buenas prácticas de bienestar fueron garantizadas en la producción – y que por lo tanto, su empresa está interesada en reforzar aspectos positivos, como calidad, confiabilidad, eficiencia y seguridad.

Haga su comentario a través de Facebook