Project Description

Operaciones Certificadas – Rizoma Agricultura Regenerativa S.A. – Fazenda Takaoka

Rizoma es la última granja brasileña en conseguir el certificado de bienestar animal Certified Humane para la crianza de bovinos de engorde. La producción agropecuaria forma parte de las nuevas inversiones del empresario Pedro Paulo Diniz, que junto a otros dos socios, Marcelo Marzola y Fábio Sakamoto, lidera el proyecto de desarrollo de la cadena de producción de alimentos regenerativos en Brasil.

Ubicada en Iaras, en el estado de São Paulo, la Granja Takaoka, que es una de las dos propiedades que opera Rizoma, ha sido la que ha recibido el sello Certified Humane. En ella, la actividad se divide entre la producción de granos y la crianza de ganado de engorde. Tiene 723 hectáreas de área de plantío, de las cuales 44 se destinan a pastos permanentes en sistemas silvopastoriles, que aún están en fase experimental. En otras 560 hectáreas se trabaja con sistemas que integran agricultura y ganadería, que producen pastos orgánicos en la época en que no se cultivan granos, lo que le aporta beneficios a la alimentación animal y le da más vigor a la tierra.

El rebaño de Rizoma

Hoy en día, hay 833 vaquillas de la raza Nelore en el rebaño de Rizoma. El ganado bovino come libremente en pasturas que se producen de forma orgánica y recibe un tratamiento especial mediante el uso de la homeopatía, para controlar los parásitos, y de los aceites esenciales, que ayudan a mantener la salud de los animales.

Rizoma invierte en agricultura regenerativa al utilizar el sistema de integración de agricultura y ganadería para promover una renovación constante de los pastos, lo que garantiza una cantidad mayor de proteínas y menos fibras que el ganado no puede digerir. El confinamiento de ganado no forma parte de la estrategia de Takaoka. «Además de causarles estrés a los animales, esa práctica puede intensificar la emisión de gases de efecto invernadero. Cuando se somete al ganado a un calor excesivo, sin sombra ni agua fresca, este no se comporta de forma natural, por lo que se alimenta y crece menos, y esto perjudica la producción», explica Marcelo Marzola, socio y cofundador de Rizoma. Por lo tanto, el bienestar animal es un principio ético de la empresa que se considera un factor indispensable para que la agricultura regenerativa se desarrolle de la mejor manera posible y, en consecuencia, el negocio.

Para estar al tanto del perfil del consumidor actual, que cada día es más consciente del daño que pueden generar sus hábitos de consumo, Rizoma entró en contacto con el programa Certified Humane de bienestar animal. «La demanda de calidad y responsabilidad social y ambiental del público está sirviendo para que los productores puedan demostrar de dónde vienen los ingredientes y la ética que se ha utilizado en los procesos de producción, algo que solo los órganos certificadores de prestigio pueden conceder», dice Marzola. Es por eso que la compañía se puso en contacto con el Instituto Certified Humane para obtener la certificación de bienestar para toda la producción animal que se lleva a cabo en Takaoka. «El sello es una forma de que haya una mayor transparencia en la cadena de producción y de que el consumidor final se sienta más seguro», dice.

Trabajando con bienestar animal desde siempre

Los sistemas agropecuarios de Rizoma se diseñaron en conformidad con las normas de Humane Farm Animal Care (HFAC) incluso antes de que se utilizaran. La granja Fazenda da Toca, que ya tiene la certificación, fue la incubadora de Rizoma, «lo que hizo que nuestra empresa ya naciera con el bienestar animal y un impacto ambiental positivo en su ADN», explica Pedro Paulo. Certified Humane apoyó los desafíos de la empresa, que tenían como foco principal capacitar a nuevos trabajadores y atraer socios, como son aquellos que manejan a los animales y los transportan. «El contacto con la institución es muy cercano, lo que hace que el trabajo sea aún más seguro y eficiente», añade.

La producción animal comenzó en Rizoma este año, pero la compañía ya nota los efectos de la producción con bienestar animal. Según Fabio Sakamoto, la granja ha recibido constantes elogios sobre la crianza de ganado de Takaoka. A los visitantes les impresiona la tranquilidad de los animales y destacan que la calidad del rebaño es absolutamente visible.

La producción agrícola de Rizoma ya abastece a compañías de alimentos en Brasil y en el extranjero, aunque su producto animal aún no se está comercializando. «Desgraciadamente, todavía no hay mataderos en el país que hayan sido certificados por Certified Humane, lo que significa que nuestro sello garantiza el bienestar animal únicamente “de puertas para adentro”. Hemos unido nuestros esfuerzos a los de la cadena de producción para que esto cambie, o, de lo contrario, nuestro producto eventualmente se venderá como un alimento convencional más», concluye Sakamoto.

Para más información, visite la página web de la compañía.

Haga su comentario a través de Facebook