Project Description

Operaciones Certificadas Rozendo Vicente Teixeira – Granja São Marcos – Ovos Naturegg

Los sentimientos y sensaciones que los animales tienen han de observarse y respetarse. Este es el caso de las actividades del productor Rozendo Vicente Teixeira, propietario de Granja São Marcos, que tiene su sede principal en São José do Rio Pardo (São Paulo). El grupo obtuvo el sello Certified Humane® para Fazenda Taquarantã das Matas, que se encuentra ubicada en Mogi Guaçu y que fue adquirida en 2017 para la producción de gallinas ponedoras. “Desafortunadamente, la explotación del animal dentro de una actividad económica es necesaria para poder alimentar a la población a gran escala, lo cual no significa que no se pueda respetar su bienestar”.

El primer contacto que Rozendo tuvo con el sello Certified Humane® fue hace muchos años en las góndolas de supermercado, donde encontró varias marcas que ya lo tenían. El productor quiso entender lo que significaba esta certificación y se puso en marcha para conseguirla. ‘El deseo de ostentar el sello refleja nuestro interés por compartir los valores de bienestar animal y el cuidado con la salud de la familia’.

Fazenda Taquarantã recibió la certificación de bienestar animal de la mano de su producto Naturegg, cuyo nombre se creó para expresar el respeto hacia la naturaleza de las aves y la familia consumidora. En esta granja, los cuidados durante el proceso de crianza de los animales es lo más importante: la producción se realiza sin el uso de antibióticos preventivos, promotores de crecimiento y sin ingredientes de origen animal. Las gallinas ponedoras se crían con el sistema cage free, lejos de jaulas, y también con el sistema de libre pastoreo, que incluye el acceso diario a un área externa.  

Empleados respetuosos y animales felices

El primer alojamiento para gallinas ponedoras se construyó en 2018 en un área con seis galpones que pueden albergar hasta 7.000 aves cada uno, lo que hace un total de unas 40.000 aves. El productor adoptó varias prácticas de bienestar animal en la granja como son el respeto a los límites de densidad máxima en el alojamiento, el suministro de recursos para un mejor estado de conservación, el área de pastoreo, el control de las condiciones ambientales, entre otras muchas prácticas de la crianza compasiva.

Fazenda Taquarantã inició las actividades avícolas de Granja São Marcos con una perspectiva comercial. Este es el primer proyecto dentro del grupo empresarial familiar que ha sido diseñado y ejecutado exclusivamente por miembros de la segunda generación de la familia, lo que representa, según el propietario, una transición importante y una victoria ante el desafío de pasar el testigo del negocio a las siguientes generaciones. Hasta el momento, esta granja familiar fundada en 1984 comercializaba alimentos para animales en el norte del estado de São Paulo y en el sur de Minas Gerais. En 1986, el propietario Rozendo Vicente Teixeira adquirió la primera propiedad dedicada en su totalidad a la avicultura, cuya producción se basaba en pollos de engorde.

‘La clave es que nuestro equipo lo forman profesionales que comparten nuestros valores y que han recibido adiestramiento para respetar al animal y ser agradecidos con él que es el que nos proporciona los ingresos. Esta visión que todos tenemos del negocio se refleja en esas pequeñas actitudes que son decisivas para que los animales tengan una vida feliz’, dice Rozendo. Nos cuenta que las aves de Fazenda Taquarantã son muy curiosas, y para evitar que haya tumulto y ansiedad entre ellas, el equipo cuidadosamente les deja saber lo que está haciendo en cada momento. Los funcionarios siempre actúan de la misma forma, de manera que las aves entienden lo que sucede en el día a día y las acciones dejan de ser una novedad y el objeto de su curiosidad, lo cual evita accidentes.

La mayoría de los empleados vive en Fazenda Taquarantã y esto contribuye a que la rutina se lleve a cabo con una baja circulación de vehículos y contaminación. A fin de garantizar la bioseguridad del lugar, la propiedad está ubicada en una zona aislada, lo que también influye en la tranquilidad del ambiente. Un equipo de 20 empleados y 5 personas de la familia trabajan en el local.

La filosofía de Granja São Marcos y el programa Certified Humane® de certificación caminan en la misma dirección, ya que el negocio se creó con el objetivo específico de suministrar productos acordes con los términos de salud familiar y bienestar animal. ‘Cuando desarrollamos nuestro producto queríamos algo que nos llenara de orgullo y satisfacción a la hora de servírselo a nuestra propia familia, así pues comprendimos que sería importante a la hora de propagar nuestros valores con credibilidad que tuviéramos una certificación tan rigurosa y reconocida, que colocase nuestro negocio junto a un grupo selecto de empresas que ya ostentan este sello’.

Vea otras operaciones certificadas:

Haga su comentario a través de Facebook