Project Description

La Calera – Chincha, Ica, Perú

La Calera é una empresa familiar que produce huevos en Chincha, Ica, Perú. Fundada por Estuardo Masias Marrou (Tayo) hace más de 40 años, La Calera es una finca familiar aún gerenciada por Tayo, su esposa, hijos y nietos, que también viven en la finca.

Siendo la mayor productora de huevos en Perú con más de cinco millones de gallinas ponedoras en su finca de 350 hectáreas, produce huevos para supermercados, pequeñas tiendasLa Calera 1mercados tradicionales, restaurantes e hoteles en todo el país. De hecho, 98% de los huevos en supermercados y 23% de la participación total en el mercado de huevos de Perú son de las granjas de La Calera, haciendo que su entrada en el programa Certified Humane®  sea un gran acontecimiento. Actualmente, la marca de huevos Huevos de Gallina de Corral Humanitaro, disponible en los supermercados Wong y Metro, y su propia marca La Calera Huevos de Gallina de Corral Humanitaro, son Certified Humane®.

Sin embargo, Tayo está comprometido en aumentar el programa Certified Humane® e implementar los estándares de cuidados a  los animales de Humane Farm Animal Care en el resto de sus granjas en todo el país. Los inspectores de HFAC realizan auditorías de trazabilidad para garantizar que los huevos que son Certified Humane sean apenas provenientes de granjas Certified Humane.

La familia de Tayo trabaja con granjas en Perú hace más de 200 años y durante este período adquirió más de 2.000 hectáreas de áreas rurales. Después de la reforma agraria de 1969, sin embargo, la finca familiar se redujo a apenas 80 hectáreas. Tayo precisó ganar la vida en una finca mucho menor y, así, con el poco dinero que tenía, compró 3.000 gallinas ponedoras y empezó un pequeño negocio de producción de huevos con cuatro empleados. Actualmente, La Calera le ofrece empleo a más de 2.500 familias.

“Yo era aquél que recolectaba los huevos y administraba todo en la finca”, dice Tayo. “Es increíble como las cosas evolucionaron. Me encanta este trabajo”. Tayo aprendió rápidamente como criar gallinas en Chincha, que tiene un clima parecido con el del desierto, con pocas lluvias, y temperaturas moderadas durante todo el año. ”Nosotros criamos a las gallinas y seleccionamos apenas las que tienen la mejor genética para la producción de huevos”, dice Tayo. “Les brindamos espacio para que puedan correr y tener tanta libertad como sea posible”.

Cuando Tayo supo del programa Certified Humane® en 2012, percibió que el programa se encajaba en el foco de la finca sobre cuidados con los animales y que atendía a las demandas de los consumidores que querían saber cómo los animales de la finca eran criados. “Tenemos un gran compromiso de cuidar a nuestros animales y a su ambiente”, dice Tayo. “Parte de esa filosofía es darles la mejor vida posible a las gallinas. Ya seguimos todas las prácticas establecidas por el programa Certified Humane®, entonces tenía sentido adicionar esa etiqueta a nuestros productos con huevos, para que los consumidores también lo supiesen”.

Puede tardar algunos años, pero La Calera está comprometida en añadir más granjas al programa Certified Humane. Todas las granjas que producen productos Certified Humane son inspeccionadas por lo menos una vez por año.

El compromiso de La Calera con los animales y con el ambiente también repercute en la comunidad. Además de ofrecer 2.500 puestos de trabajo a los moradores, la finca también ayuda a las madres solteras que trabajan en la finca, ofreciendo una guardería en el local. También construyeron 900 casas para los empleados que se quedaron sin techo después del terremoto de 2007 y patrocinaron la primera escuela bilingüe de la ciudad.

“En nuestra finca nos importa mucho el bienestar, tanto el de las personas como el de los animales”, dice Tayo.

Productos certificados:

Vea otras operaciones certificadas:

Haga su comentario a través de Facebook