América del Sur se destaca por la producción de bovinos de engorde en el mercado global. El aumento de la producción en Argentina, Uruguay y Brasil expandirá los números de exportación de carne en el mundo, según la información de Meat and Livestock Australia (MLA). Con una mayor visibilidad del continente en el contexto mundial de producción, es esencial que las normas de bienestar para bovinos de engorde se extiendan en la pecuaria.

El rebaño bovino de América del Sur está expandiendo su participación en el mercado de carne: Brasil, Argentina y Uruguay se destacan en esta producción. Después de una caída acentuada, Argentina está reconstruyendo su rebaño y en 2018 pretende alcanzar la mayor producción de carne bovina desde 2008/2009, llegando a 2,9 millones de toneladas. A su vez, Uruguay se destaca ante la producción de carne en el ámbito global, por su calidad y estrictas normas sanitarias. En 2017, alcanzó el récord de producción de 590 mil toneladas.

Brasil, por su parte, tiene el segundo mayor rebaño bovino del mundo, quedando por detrás de la India. Los ganaderos producen cada año cerca de 10 millones de toneladas de carne. Vea a seguir los cinco aspectos para la calidad de vida y bienestar para bovinos de engorde, prescritos por las normas de certificación (incluir el enlace para descargar las normas), que son esenciales para que un productor obtenga el sello Certified Humane.

  1. Alimentación adecuada

Los bovinos de engorde necesitan recibir la alimentación suficiente para que se mantengan en plena salud y con capacidad de producción y reproducción durante toda su vida. Su condición corporal se evalúa y controla regularmente, con especial atención a las fases de destete, la cercana al parto y al inicio de la fase de apareamiento. Los bovinos adultos y los terneros con más de 30 días de vida tienen de recibir alimentos o forraje con fibra suficiente para rumiar.

Las normas de bienestar para bovinos de engorde prohíben que la dieta esté compuesta por proteínas de origen animal, con la excepción de la leche y sus derivados. Su alimento tampoco puede contener antibióticos con fines profilácticos y otras sustancias promotoras del crecimiento, o mejoradores del rendimiento. Cualquier tipo de medicamento sólo debe utilizarse bajo la orientación de un veterinario para el tratamiento de enfermedades.

Los becerros recién nacidos reciben atención especial en las normas de bienestar. Las reglas de certificación determinan que, en las primeras 24 horas de vida, éstos mamen directamente de las vacas. La sustitución de alimentos líquidos por sólidos debe producirse gradualmente y el destete no debe ocurrir antes de los primeros seis meses de vida, excepto por recomendación de un veterinario.

  1. Acceso al agua

Los bovinos adultos y terneros deben tener acceso a agua de beber limpia y fresca. En general, un bovino necesita aproximadamente cuatro litros por kilo de peso. Las vaquerizas han de tener una fuente de agua continua. Puede parecer obvio, pero es importante resaltar que los equipos donde los animales beben tienen que mantenerse limpios y de ellos no debe escurrir agua en un volumen que pueda mojar las áreas de descanso. En el pasto, se debe tener cuidado para que los animales no tengan que caminar mucho hasta donde se encuentra el agua (la distancia a recorrer no debe ser superior a 800 metros en terreno inclinado o 3.200 metros en áreas planas). Las normas no recomiendan el uso de fuentes naturales de agua. Sin embargo, si ese uso fuera necesario, se debe evitar el riesgo de transmisión de enfermedades y contaminación del medio, respetando las legislaciones vigentes.

  1. Condiciones de las instalaciones

Uno de los aspectos de la actividad ganadera de acuerdo con las normas de bienestar para bovinos de engorde es que los Condiciones de las instalaciones para bienestar para bovinos de engordeanimales tengan acceso continuo al exterior, ya sea al campo o a pastura. Dentro de las instalaciones, no puede haber nada que pueda causar lesiones recurrentes. Las superficies internas deben ser de algún material fácil de limpiar, desinfectar y sustituir, en caso de que sea necesario.

El piso de los corrales de manejo debe ser antideslizante, reduciendo el riesgo de resbalones y caídas, pero sin ser excesivamente abrasivo, lo que causaría daños a las pezuñas. Las puertas y los corredores han de ser lo suficientemente amplios para que los animales pasen libremente. Los bretes y corredores de servicio tienen que diseñarse con el fin de evitar que el ganado se empaque y permitan que el rebaño se mueva tranquilamente en fila única.

La temperatura ha de ser amena en los corrales. La ventilación debe ser adecuada para mantener la humedad del aire por debajo del 80%. Esto reduce la concentración de patógenos aéreos transmitidos por los animales. Es importante que se le proporcione al rebaño áreas de sombra natural o artificial, ya sea en los piquetes de confinamiento o en el pasto, para que el ganado pueda protegerse del sol y del calor.

  1. Áreas de descanso

Los bovinos de engorde han de tener acceso a áreas de descanso, en las que tengan espacio para expresar sus comportamientos naturales, tales como lamerse, acostarse, estirarse, levantarse y girar. Se prohíbe atar a los animales. Además de antideslizante, el suelo debe ser impermeable. Las normas determinan que las áreas de descanso y de confinamiento estén lo suficientemente inclinadas para permitir el drenaje del local.

  1. Manejo del rebaño

Algunos aspectos de la gestión que utiliza el bienestar para bovinos de engorde son dignos de mención. Uno de ellos se refiere a los ruidos causados ​​por las instalaciones. Las puertas, cerrojos y otros equipos han de ser silenciosos, para evitar que el ganado se estrese con los ruidos, ya que son una especie en cautividad. Otro punto importante es el cuidado con las instalaciones durante el embarque y transporte. La inclinación máxima de las rampas para que los animales suban a los vehículos de transporte es del 20%. Estas áreas deben estar bien iluminadas y mantenerse limpias. Durante el embarque, el vehículo debe permanecer lo más cerca posible del final de la rampa, para evitar que los bovinos resbalen y caigan. La carrocería debe inspeccionarse frecuentemente para asegurarse de que no haya puntas cortantes o afiladas que puedan herir a los animales. El piso en el interior debe ser antideslizante.

Haga su comentario a través de Facebook