Dar a las gallinas las condiciones necesarias para que puedan vivir sin jaulas, con libertad para escarbar, alimentarse y comportarse de forma natural, es una realidad cada vez más presente en América Latina y en el mundo. 

Este es el sistema de crianza libre de jaulas (cage-free), que no solo rechaza y evita cualquier tipo de confinamiento en jaulas, sino que también respeta los principios del bienestar animal. Además de comportarse de forma natural, en el sistema libre de jaulas las gallinas ponedoras están más sanas y los huevos son más saludables. 

Claro que para que las gallinas se mantengan secas cuando el clima sea adverso y estén protegidas de los depredadores, también es necesario darles alojamientos apropiados durante todas las fases de su crianza. Este tipo de cuidados, tal como aparecen en las normas de certificación de bienestar animal del Instituto Certified Humane, son los que garantizan que las aves vivan con confort

Surgido hace unos diez años en regiones de Sudamérica y hoy muy extendido en Europa, Australia y gran parte de los Estados Unidos, el sistema libre de jaulas representa una verdadera revolución en la industria del huevo. El bienestar animal ya no es solo una tendencia, sino que es una exigencia del consumidor mundial.

Diferencia entre la crianza libre de jaulas (cage-free) y la tradicional 

Con la visión arcaica de la producción en masa a cualquier precio, los métodos tradicionales de crianza de las gallinas ponedoras no respetan su bienestar.

En el método convencional, las gallinas permanecen enjauladas de forma colectiva sin ningún espacio para caminar o alimentarse libremente – siendo este un ambiente que estimula la competitividad y el comportamiento agresivo entre las aves. Para evitar cualquier situación adversa, los picos de las aves se cortan y cauterizan, lo que se conoce como despique.

Por otro lado, en el sistema libre de jaulas (cage-free), las gallinas están sueltas, tienen acceso a agua y alimento y no han de competir de forma indebida. No se permite el despique, o corte excesivo del pico, sino solo recortarlo en los primeros diez días de vida como medida preventiva según las normas de bienestar animal. 

Este último es un sistema de crianza ético y natural que, según los científicos, da como resultado unos huevos mucho más seguros y nutritivos. En comparación con los huevos tradicionales, los de gallinas libres de jaulas presentan las siguientes propiedades:

  • El doble de vitamina E, 38% más de vitamina A y más cantidad de vitamina D;
  • El doble de omega 3;
  • Mayor resistencia del cascarón a la Salmonella;
  • 15% más de energía vital.

Las gallinas criadas sin jaulas son el futuro

Toda la industria alimentaria ya sabe que el sistema de crianza animal libre de jaulas es el futuro en lo que a producción de huevos se refiere y las grandes marcas, nacionales e internacionales, se están movilizando para adaptarse lo antes posible a este nuevo modelo. 

En los Estados Unidos, gigantes del sector de la alimentación, como Dunkin’ Donuts y Arby’s, han anunciado que usarán únicamente huevos de gallinas libres de jaulas. Diez de las 25 cadenas de comida rápida más grandes del mundo también se han comprometido con el sistema libre de jaulas

Las marcas latinas se han dado cuenta de que no pueden quedarse atrás y están siguiendo el mismo camino. En un movimiento que puede beneficiar a 5,7 millones de gallinas al año en Brasil, la empresa GPA -propietaria de las cadenas de supermercados Pão de Açúcar, Extra y otras- ha anunciado que todas sus marcas venderán exclusivamente huevos cage-free para 2028. 

Así pues, GPA se une a otros gigantes del mercado en Brasil que ya habían anunciado la venta exclusiva de huevos cage-free en sus tiendas -como los grupos Carrefour y Wallmart.

Cambios en el mercado

Todos estos anuncios recientes de empresas alimentarias que se comprometen con el sistema libre de jaulas es un reflejo de la revolución en la industria del huevo dirigida por las nuevas demandas de los consumidores

Incluso muchas marcas tradicionales de comida rápida norteamericanas, como KFC, Pizza Hut, Taco Bell, entre otras, se están adaptando al sistema de crianza libre de jaulas.

Con esta visión clara del mercado, las empresas brasileñas que aún no están comprometidas con el sistema libre de jaulas tienen una gran oportunidad de anticiparse y adaptarse al modelo que pronto será predominante aquí también.

Haga su comentario a través de Facebook