Los profesionales en producción animal, criadores experimentados y otros especialistas ya lo saben: invertir en el bienestar del ganado bovino lechero es fundamental no solo para mejorar el manejo animal sino también su productividad y obtener una leche de mejor calidad. De hecho, el bienestar en la producción de leche es la clave para obtener un producto diferenciado y confiable.

Y ¿qué es el bienestar en la producción de leche? Entre otros factores, el bienestar animal depende de una nutrición adecuada a la especie y a las necesidades de cada animal según la fase de producción y de los cuidados frecuentes con la salud de todo el rebaño. Tampoco podemos menospreciar la importancia de la gestión eficaz de los encargados responsables y bien capacitados a la hora de detectar cualquier problema de manera rápida y solucionarlo inmediatamente.

Siga leyendo el texto a continuación y sepa cómo ofrecer una nutrición adecuada al rebaño de bovinos lecheros, cómo gestionarlo de forma eficaz y cuidar su salud para garantizar su bienestar.

Nutrición adecuada 

Para que la dieta sea saludable, cada bovino debe recibir alimento en la cantidad adecuada para su edad y fase de producción, teniendo en cuenta el clima y la estación. Las vaquillas, por ejemplo, tienen unos requisitos dietéticos específicos que deben cumplirse para que sean productivas cuando crezcan.

Vea algunos consejos importantes para proporcionar una nutrición adecuada:

– No se debe administrar al ganado bovino antibióticos, ionóforos, coccidiostatos u otras sustancias para promover su crecimiento, eficiencia alimenticia o producción de leche;

– Los antibióticos deben administrarse individualmente solo como tratamiento de enfermedades y bajo la orientación de un veterinario;

– Desde las primeras semanas de vida, los animales siempre deben tener a disposición agua limpia de calidad y en la cantidad suficiente;

– Los becerros deben recibir al nacer una cantidad mínima de calostro que los proteja contra enfermedades;

– Mientras que las vacas lecheras necesitan alimentarse de pastos y forrajes de calidad, los becerros de más de 30 días necesitan una dieta rica en fibra para estimular el desarrollo del rumen;

– Para reducir el estrés, la dieta de los bovinos debe adaptarse a sus necesidades tanto en verano como en invierno;

– Es fundamental que exista una planificación del forraje para que los animales tengan alimento de calidad también en épocas del año secas o cuando haya escasez de pastos.

Gestión

Es imposible garantizar el bienestar de cualquier animal de producción si los encargados no están capacitados para identificar los factores de estrés y no saben cómo hacer frente a cualquier situación rápida y eficazmente. Por lo tanto, el administrador de la granja lechera es responsable a la hora de proporcionar una capacitación adecuada a todos los cuidadores.

Estos son algunos consejos para una buena gestión en la producción de leche:

– Cree un plan de acción de emergencia que destaque los procedimientos a seguir en caso de incendio, sequía o inundación;

– Mantenga registros actualizados del proceso de crianza de animales, de los procedimientos de cuarentena y uso de medicamentos, así como de los registros de enfermedades que afectan al rebaño y la tasa de mortalidad;

– Capacite a los cuidadores para que comprendan los factores de estrés que afectan al ganado bovino.

Salud del rebaño 

El éxito sanitario del rebaño bovino requiere la elaboración de un Plan de Salud Animal (PSA), que debe actualizarse periódicamente bajo la supervisión de un veterinario. El PSA debe incluir prácticas y cuidados, por ejemplo, con las pezuñas de los animales, que deben inspeccionarse al menos una vez al año.

Vea otros consejos sobre el PSA y la salud del rebaño:

– El desempeño del rebaño debe ser monitoreado constantemente y se debe prestar atención a las enfermedades metabólicas e infecciosas y a las lesiones causadas por el alojamiento o el manejo;

– Los animales que sufran enfermedades o lesiones deben ser tratados de inmediato y, si es necesario, sacrificados;

– Los animales de reemplazo provenientes de otras granjas deben ponerse en cuarentena antes de incorporarse al rebaño;

– Para evaluar la tasa de laminitis en el rebaño, se puede utilizar la clasificación de la locomoción con registros semestrales en el PSA;

– La remoción de los pezones supernumerarios se debe realizar solo hasta que el animal llegue al periodo reproductivo y con el uso de analgésicos;

– El descorne se debe realizar durante las tres primeras semanas de edad, mediante cauterización por calor y analgésicos;

– La extracción de los cuernos sólo debe ser realizada por un médico veterinario, utilizando sedantes o anestesia local y antiinflamatorios;

– Está prohibido cortar la cola;

– Se permite el recorte del mechón de pelo de la cola;

– La granja debe estar preparada para realizar la eutanasia cuando sea necesaria: el procedimiento debe ser realizado por un colaborador capacitado o un veterinario y la eliminación de la carcasa debe cumplir los requisitos y regulaciones locales.

 

→ ¡Descárguese ahora el libro electrónico “El bienestar de los bovinos lecheros en la práctica”!

Haga su comentario a través de Facebook